Cómo construir las bóvedas (clases y tipos)





Nos interesa que usted conozca, como en el caso de los arcos, los nombres y definiciones de los principales elementos de una bóveda.

Algunos de estos elementos están indicados en el siguiente dibujo.

bóveda

Apoyos: partes de los muros o pilares sobre los que descansa la bóveda.

Puntos de arranque: puntos de arranque de los arcos de que se compone la bóveda.

Dovelas: piezas que componen la bóveda.

Clave: dovela central que cierra la bóveda.

Salmeres: dovelas en las líneas de arranque de la bóveda.

Muro frontal: muro que cierra la bóveda en sus partes abiertas.

Arco toral: arco que separa dos bóvedas situadas una a continua­ción de la otra.

construir una bóvedaLuneto: abertura practicada en la bóveda por otra bóveda que pe­netra en ella.

Tramo de la bóveda: elemento individual de una bóveda mayor, for­mada por la sucesión de otras menores.

Nave: nombre que recibe la bóveda mayor compuesta de varios tramos.

Luz: distancia entre los apoyos o arranques de la bóveda.

Flecha: altura de la bóveda desde el arranque a la clave.

Intradós: superficie interior de la bóveda.

Trasdós: superficie externa de la bóveda.

Aristas o líneas de aristas: líneas que se forman en el encuentro de la bóveda y que forman esquina saliente.

Arco frontal: línea de intersección de la bóveda con el muro frontal.

Témpanos: partes de la bóveda comprendidas entre las aristas y los arcos frontales.

Pechinas: témpanos interpuestos entre una cúpula esférica y su apo­yo poligonal.

Eje de la bóveda: línea central formada por la unión de los centros de todos los arcos que componen la bóveda.

Directriz de la bóveda: línea del arco en que se basa la bóveda.

Clases y tipos de bóvedas

La diversidad de formas de las bóvedas se derivan de dos funda­mentales: la cilindrica y la esférica o cúpula.

Por la manera de transmitir las presiones, las bóvedas se llaman:, cerradas, cuando el peso se reparte uniformemente por el períme­tro; semi-abiertas, cuando el peso descansa sobre dos muros, y abiertas, cuando el peso se concentra sobre los pilares de las es­quinas.

Veamos ahora los tipos principales:

De cañón seguido

bóveda de cañon seguidoSu forma básica es un cilindro partido por la mitad. Se entrega a las paredes en que se apoya sin formar ángulo. Se tra­ta de una bóveda semi-abierta.

Su directriz es un arco de medio punto, o sea una semi-circun- ferencia. Cuando la directriz toma la forma del otro arco la bóveda toma la forma y el nombre del arco de su directriz; así se constru­yen bóvedas de cañón seguido en arco rebajado, en arco carpanel, en arco apuntado, etc.

Es uno de los tipos de bóvedas más empleados en construcción y se emplea para cubrir espacios rectangulares o cuadrados.

 

En rincón de claustro

bóveda en rincon claustroComo puede apreciar, esta bóveda surge cuando se cruzan dos bóvedas de cañón seguido iguales para cubrir una planta cuadrada y se suprimen las partes superiores de la intersec­ción de ambas bóvedas.

Este tipo de bóveda fue muy empleado en los rincones de los claustros románicos abovedados.

 

 

En rincón de claustro truncado

bóveda rinconde claustro trucadoEs una bóveda en rincón de claustro que se ha girado, en plan­ta, 45 grados, de manera que los ejes coincidan con las diagonales del plano original. Los cuatro ángulos de la planta cua­drada se cortan, por lo que desaparecen las líneas de arranque, sos­teniéndose la bóveda solamente sobre cuatro puntos de apoyo.

 

 

 

Esquifada

bóveda esquifadaViene a ser una bóveda en rincón de claustro pero sobre planta rectangular. Su forma se parece a la de un esquife (bar­ca de quilla), de donde proviene su nombre.

 

 

 

Por arista

Se deriva de la bóveda de cañón por acoplamiento de témpanos de cuña. Los puntos de apoyo se hallan en los cuatro puntos de arranque cuando la planta es rectangular. El modelo presentado es el típico de la bóveda por arista empleada en el es­tilo gótico con arcos apuntados y líneas de clave rectas ascendentes.pa290042

Estrellada

Es la bóveda por arista, mejorada con un aumento del número de nervios entre los fundamentales. La adición de nervios intermedios da lugar a la formación, en planta, de figuras estrelladas, de donde viene el nombre de estas bóvedas. Pue­den trazarse más o menos complicadas como el modelo que presentamos en el siguienete dibujo. El arco fun­damental suele ser apuntado y los tém­panos tienen forma de esferoides.

bóveda

Reticulada

Es una bóveda estrellada en la que los arcos secundarios susti­tuyen a los fundamentales formando el sistema de nervios una red; cuando es en cañón seguido como el modelo en el dibujo puede enriquecerse con una serie de lunetos.

bóveda

 

En abanico

Es igualmente una bóveda estrellada de varios tramos en la que los aristones se disponen en forma radial alrededor de los puntos de apoyo, dando éstos la sensación de abanicos.

bóveda en abanico

Vaída

Es una bóveda esférica a la que se le han cortado, mediante pla­nos verticales, los casquetes que sobresalen de la planta inscrita.

bóveda vaida

Sobre pechinas

Este tipo de bóveda se forma suprimiendo el cas­quete de una bóveda vaída desde la altura de la clave de los arcos frontales, sustituyéndose por otra cúpula completa.

bóveda sobre pechinas

Lobulada

Es en realidad una bóveda esférica dividida en lóbulos, entre los que se forman aristas que se reúnen en la clave.

bóveda lobulada

Cómo construir una bóveda

Se distinguen tres sistemas principales en la construcción de bóvedas, que dan lugar a las siguientes denominaciones:

Bóvedas:

  • de dovelas
  • tabicadas
  • moldeadas.

Las bóvedas de dovelas se resuelven con el acoplamiento de pe­queños elementos, que constituyen las dovelas; las tabicadas, por medio de láminas curvas de hojas de rasilla; y las moldeadas, ver­tiendo una masa pastosa —hormigón por ejemplo— sobre un molde convenientemente dispuesto.

De dovelas

Se empieza por colocar las cimbras que han de sostener las do­velas. A continuación se asientan, a partir de los arranques, unas hiladas simétricas cuidando que las superficies resulten normales al intradós de la bóveda. Estas hiladas, que se van asentando a ambos lados, se continúan hasta que faltan las correspondientes a las con­traclaves y la clave. Cuando ya está la bóveda en este punto, se po­nen unos codales y se procede a sacar una plantilla del hueco que queda, para poder labrar con dicha plantilla las dovelas de las con­traclaves y la clave. Una vez labradas, se van asentando como las demás hiladas, y a medida que se avanza se van quitando los coda­les y se comprimen fuertemente las claves con un pisón de madera de 30 a 40 kg; así queda cerrada la bóveda.

Tabicadas

Para la construcción de una bóveda tabicada hay que preparar una plantilla de madera que servirá de guía y a la vez de cim­bra. Dispuesta la plantilla, se procede a formar la primera hoja de la bóveda con rasilla tomada con yeso, por dos de los cantos en án­gulo recto de cada rasilla (figura 215). Cada rasilla, una vez coloca­da, se aguantará con la mano hasta que el yeso haya endurecido lo suficiente para que se sostenga por sí sola. Para el doblado de la primera hoja, se verterá mortero de cemento sobre ella y se coloca­rán a continuación las rasillas u otras piezas cerámicas apretándo­las contra el mortero, cuidando de que las juntas vayan alternadas.

bóvela tabicada  bóvelas tabicadas

Moldeadas

Su ejecución necesita un molde completo a la manera de enco­frado. Se suelen hacer estas bóvedas con hormigón de cemento Portland, apisonado por capas a partir de los arranques. El desen­cofrado no se realiza antes de las tres semanas siguientes al hor­migonado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies